Macron Frente a un Nuevo Desafío Electoral en Francia

La decisión de Macron de disolver la Asamblea Nacional y llamar a nuevas elecciones es una apuesta arriesgada.

En su columna semanal sobre actualidad en Radio Corazón, el licenciado politólogo Gustavo Tarragona analizó la reciente decisión del presidente francés Emmanuel Macron de disolver la Asamblea Nacional y llamar a elecciones anticipadas. Esta medida, amparada por la constitución, surgió como una respuesta estratégica tras la derrota de su partido en las elecciones para el Parlamento Europeo frente a la derecha.

El 1 de julio, los ciudadanos franceses acudieron a las urnas para la primera ronda de votaciones. Los resultados preliminares reflejan un panorama complejo para Macron: el partido de ultraderecha Reagrupación Nacional (RN) de Marine Le Pen obtuvo un 33,15% de los votos, seguido por la coalición de izquierdas Nuevo Frente Popular con un 27,99%, mientras que el partido del presidente, Ensamble, quedó en tercer lugar con un 20,83%. El porcentaje de votantes ascendió al 67%.

Sistema Electoral y su Impacto

Tarragona explicó detalladamente el funcionamiento del sistema electoral francés para entender mejor las implicancias de estos resultados. Francia se divide en 577 circunscripciones, cada una con aproximadamente 125 mil ciudadanos, y cada circunscripción elige un representante. En la primera ronda, cualquier candidato que obtenga más del 50% de los votos asegura su lugar en la Asamblea Nacional. Solo 76 candidatos lograron este objetivo en la primera vuelta, incluyendo a Marine Le Pen.

Para aquellos que no alcanzaron la mayoría absoluta, solo los que obtuvieron al menos el 12,5% de los votos pasan a la segunda vuelta. Esta segunda ronda, programada para el 7 de julio, decidirá la nueva composición de la Asamblea Nacional. Según Tarragona, esta segunda vuelta es crucial para Macron, ya que sus candidatos deben superar este umbral para mantenerse competitivos.

Posibles Escenarios y la Cohabitación

Tarragona también discutió los posibles escenarios post-electorales. Si el RN u otro partido de oposición logra la mayoría absoluta, Macron se verá obligado a nombrar a un nuevo primer ministro de ese partido mayoritario, un fenómeno conocido como cohabitación. En un sistema semi presidencial como el francés, esto garantiza que el gobierno funcione con el respaldo de la Asamblea Nacional. Si el partido del presidente tiene la mayoría, puede nombrar al primer ministro sin obstáculos significativos. Sin embargo, si no la tiene, debe seleccionar a alguien aceptable para la coalición mayoritaria.

Reflexión Final

La decisión de Macron de disolver la Asamblea Nacional y llamar a nuevas elecciones es una apuesta arriesgada. Según Tarragona, este proceso electoral no solo medirá el apoyo popular hacia su mandato, sino que también definirá la futura estabilidad política de Francia. La próxima ronda de votaciones del 7 de julio será determinante para conocer si Macron podrá reafirmar su liderazgo o si enfrentará la cohabitación con la ultraderecha o la izquierda. La nación espera expectante los resultados que definirán el rumbo político del país.

¡Escuchar Podcast!